¿algunos Jueces PodrÍan Estar Prevaricando A Favor Del Grupo Planeta?

Podríamos estar ante un claro caso de abuso de poder por parte del grupo editorial, en un intento de aplastar, de forma desleal, a la pequeña competencia editorial.
By: Agencia EZE
 
 
Anagramas
Anagramas
 
Spread the Word
Listed Under

Tags:
Grupo
Editorial
Planeta

Industry:
Books

Location:
Charleston - South Carolina - US

CHARLESTON, S.C. - July 15, 2018 - PRLog -- 12/02/2018|Alicante

Sonaría a populismo, pero a pocas semanas de que se haya declarado en firme una absurda sentencia condenatoria contra José Antonio Alías García, un pequeño editor que se gana la vida como Responsable de Mantenimiento Industrial a media jornada y que en su tiempo libre ha facilitado que un centenar largo de autores nóveles hayan podido publicar su obra de manera totalmente gratuita, cabe preguntarse si la justicia está para proteger al ciudadano o si realmente puede ser manipulada en beneficio de algunos poderes económicos como, en este caso, el Grupo Planeta.

La trama de este caso comienza el 22 de Julio de 2014. El primer contacto que recibe José Antonio Alías es por parte de la señora Carmen M. Massó Pomés, del departamento jurídico del Grupo Planeta, dándole 72 horas para deshacer lo que ya llevaba muchos meses construyendo. Instaba al editor a dejar de publicar bajo el sello editorial "Planeta Alvi", desconociendo que el nombre comercial "Editorial Planeta Alvi, Ltd." había sido aceptado por el Registro Mercantil de Inglaterra y Gales, en donde el Grupo Planeta no tiene presencia, y que había sido registrado en Londres con el número 9147617.

A las 48 horas de este primer comunicado, estas personas del Grupo Planeta ya habían contactado con la empresa Webme GmbH, propietaria del servidor que alojaba la discreta web del editor y con Facebook. Le dejaron sin página web, que le había costado muchas horas de trabajo elaborar, y sin páginas, tanto de perfil como de sitio en Facebook, que era el principal medio usado desde el inicio de su actividad como editor para publicitar los libros que iba publicando. La referencia de denuncia interna de Facebook aparece con el número 891500904197208. Quiere decir, que todo el trabajo invertido, todos los contactos y seguidores obtenidos que ya eran muchos, más de 2600 contactos en la página de perfil y más de 1000 "likes" en la página de sitio, así como todo lo invertido en publicidad hasta el día 24 de Julio de 2014 desapareció de un plumazo, sin dar mayor oportunidad para cambiar de nombre y/o de imagen y no entrar en conflicto.

Lo curioso es que además, las pruebas de este hecho las aportaron a la demanda posterior los mismos letrados del Grupo Planeta, sin que los jueces hayan tenido en cuenta que este atropello podría encuadrarse dentro de las prácticas agresivas que recoge el Art. 8 ,Ley de Competencia Desleal, que considera aquellas conductas que pueden afectar de forma significativa a la libertad de elección o conducta del destinatario en cuanto a la bien o servicio determinado. En estas prácticas media siempre acoso, coacción o influencia indebida, esta última consiste en que, se utiliza la posición de poder para ejercer una presión sobre el destinatario, aunque sea sin usar la fuerza física y esto es precisamente lo que se hizo, ahuyentar desde una posición de poder a los proveedores de servicios del editor en Internet.

Además, los actos de imitación (Art. 11 ,Ley de Competencia Desleal) están en principio permitidos por la ley, que dice que la imitación de prestaciones e iniciativas empresariales o profesionales que no estén protegidas por un derecho de exclusiva, como sería la publicación de libros, es libre

La falta de recursos económicos y la inexperiencia para poder defenderse por vía judicial de este atropello protagonizado por parte de una gran empresa como lo es el Grupo Planeta, llevó a José Antonio Alías a remitir un escrito aclaratorio a sus atacantes y a reconstruir todo lo perdido desde cero. Puesto que este hecho constituye una clara inducción a la ruptura contractual, que se recoge en el art. 14 de la Ley de Competencia Desleal. que reseña como delito la incitación a la ruptura o infracción de un contrato, o incluso la inducción a la terminación de un contrato o al aprovechamiento en beneficio propio o de un tercero, de una infracción contractual ajena.

Casi de forma inmediata e ignorando la legislación británica, los letrados del Grupo Planeta inician acciones legales contra el indefenso editor en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante.

Cualquier intento de conciliación fue también infructuoso, ya que los letrados del Grupo Planeta exigían de cualquier modo el pago de los 12000 €uros que pedían en la demanda, esto siempre según la versión del abogado defensor Carlos Baño León, del que tampoco se debería dudar a falta de pruebas.

Tampoco su deseo de estar presente en el juicio fue atendido por el abogado y habría que preguntarse por qué, puesto que todo parece conjugarse con un mismo y siniestro fin, con lo que un buen día el editor descubre que ya se ha celebrado la vista y que se le ha condenado.

Y es que nos encontramos ante una sentencia que no tiene desperdicio y parece haber sido redactada vulnerando cualquier presunción de inocencia, suponiendo pruebas cuando estas no existen y beneficiando en todas sus exigencias a la parte demandante, el Grupo Planeta. ¿Un claro caso de prevaricación? Juzguen por si mismos:

http://www.diario-abc.com/nota/15739/el-grupo-planeta-pod...

Contact
Ares Van Jaag
***@mail.com
End
Email:***@mail.com
Tags:Grupo, Editorial, Planeta
Industry:Books
Location:Charleston - South Carolina - United States
Account Email Address Verified     Account Phone Number Verified     Disclaimer     Report Abuse



Like PRLog?
9K2K1K
Click to Share